Junio 2016

Junio 2016

Poco a poco nuestras plantas van cumpliendo ciclos y avanzando hacia su objetivo final, producir semillas, para de esa manera perpetuar la especie. Tras una primavera suave y de abundantes lluvias, esta semana ha llegado el “verano” en su máxima expresión, con temperaturas de hasta 35ºC y noches muy cálidas. Esto ha coincidido con una de las etapas menos conocidas del viñedo, la floración o “cierne”. Hoy os vamos a mostrar los siguiente estados fenológicos de la vid, centrados fundamentalmente en la floración.

 

Estados fenológicos H, I1 e I2: BOTONES FLORALES SEPARADOS, INICIO DE FLORACION Y FLORACIÓN.
Tras separarse los botones florales del racimo, el capuchón se suelta y deja a la vista la flor para ser fecundada. Las flores de la vid poseen la particularidad de ser hermafroditas, pero aun así, la fecundación se produce de unas flores a otras o de manera cruzada. Una vez fecundada pasamos al siguiente estado fenológico, el cuajado. Pero eso lo veremos dentro de unos 10-15 días.

 

Foto 1. Botones florales separados. Foto de 4 de Mayo de 2016

 

Foto 2. Inicio de floración. Foto del 7 de Mayo de 2016

 

Foto 3. Plena floración. Foto del 7 de Mayo de 2016

Abril 2016

Abril 2016

Cuaderno de Campo - Abril 2016 1En la última entrada de este blog, escribíamos sobre la cercanía del comienzo del ciclo de la vid. Por suerte, el clima de estos meses ha permitido que la brotación de las viñas no fuera tan temprana y se diera en fechas más propias para nuestra situación geográfica. Durante el mes de Marzo tuvimos temperaturas bajas y algunas lluvias, llegando a ser la temperatura media del mes de Marzo muy similar a la del mes de…  ¡¡¡Diciembre!!!.  El mes de Abril, hizo honor al refrán, y fue muy lluvioso, llegando a caer más de 100 litros por metro cuadrado.  Todo esto ha provocado que hasta hace 3-4 días no viéramos los primeros brotes de nuestras plantas, comenzando, ahora si, el ciclo vegetativo de la planta.

 

En pocos días comenzaremos la “poda en verde”. Esta actividad consiste en eliminar todos aquellos brotes verdes en zonas no deseadas y que pudieran interferir en la perfecta maduración de los futuros racimos. Se suelen eliminar todos los brotes que aparecen fuera de los “pulgares” dejados en la poda de invierno, y todos los gemelos (un gemelo es cuando de una sola yema, surgen 2 pámpanos). De esta manera conseguiremos el número perfecto de pámpanos eliminando así una competencia excesiva que incida generando problemas en la maduración de las uvas. Es importante realizar esta actividad lo más temprano posible, para minimizar así las heridas de poda que debilitan a la planta y la hacen muy sensible a las enfermedades.
Como escribimos el pasado mes, vamos a enseñaros paso a paso todos los estados de nuestras plantas para que podáis ver como evolucionan hasta conseguir esa maravillosa fruta que luego podemos disfrutar en nuestros vinos. Esperamos que os guste.

Estado fenológico A: YEMA DE INVIERNO
Es un estado de reposo de la vid, en el que la yema ya formada del año anterior, ha permanecido inactiva y protegida todo el invierno.

 

Cuaderno de Campo - Abril 2016 2

Foto 1. Yema e invierno. Foto realizada el 15 de Febrero

 

Estado fenológico B: LLORO Y YEMA HINCHADA
Con la subida de las temperaturas, la vid sale de su estado de reposo y comienza a absorver nutrientes del suelo, parte de los cuales se escapan por las heridas de podas que hemos realizado en el invierno. A este fenómeno se le denomina LLORO.

 

Foto 2. Lloro. Foto realizada 7 de Marzo

 

Enseguida cicatrizan esas heridas y los nutrientes comienzan a llegar a las yemas, provocando una hinchazón que confirma la inminente llegada de la brotación.

 

Foto 3. Yema hinchada. Foto realizada el 23 de Marzo

 

Estados C, D y E: PUNTA VERDE, HOJAS INCIPIENTES Y HOJAS EXTENDIDAS
Estos estados los vamos a tratar juntos pues se dan de forma prácticamente simultánea en el viñedo, dependiendo de las plantas. En primer lugar la planta elimina la capa protectora que recubre la yema, este proceso se llama desborre, para dar aparición a la punta verde. De manera muy rápida el pámpano empezará a crecer y a desplegar las primeras hojas.

 

Foto 4. Yema superior hinchada y yema inferior en estado de punta verde-hojas incipientes. Foto realizada el 27 de Abril de 2016

 

Foto 6. Hojas extendidas. Foto realizada el 27 de Abril de 2016

 

Foto 5. Detalle de punta verde con restos aún de la borra (pelusa blanca) que protegía a la yema durante el invierno- Foto realizada el 27 de Abril de 2016

 

 

Marzo 2016

Marzo 2016

Tras unos meses de parón, retomamos el curso del blog sobre nuestro cuaderno de campo. Durante estos meses, tras la vendimia y la caída de la hoja, la viña está en una fase de reposo vegetativo (como el blog), en el cual no muestra ninguna actividad. Después de estos meses y con la llegada de la primavera, para ser exactos, con la subida de las temperaturas, la viña comienza un nuevo ciclo anual. Este periodo de reposo sirve para protegerse del frio y duro invierno, como la hibernación de los osos, aunque este año ni ha sido duro, ni ha sido frío, y ni siquiera ha sido durante las fechas que consideramos invierno, pues este ha llegado muy tarde. Sin embargo, nuestras “expertas plantas”, continúan su largo descanso sabedoras de que aún no ha llegado su momento.

 

Es durante esta época de reposo vegetativo cuando se realiza una de las actividades más importantes para un viñedo, la poda. Esta actuación, sirve al viticultor para retirar los sarmientos viejos y menos efectivos y orientar el crecimiento de la planta durante su próximo ciclo vegetativo.

 

Dentro de unas semanas, con la subida de las temperaturas podremos ver como un líquido transparente mana a través de las heridas de poda, es el primer síntoma de actividad de las plantas, llegando a decirse que las plantas lloran. Y entonces, comenzaremos un nuevo ciclo.

 

Este año os vamos a ir mostrando todos los estados de la vid desde su brotación.

No os lo perdáis, es apasionante!!

 

Agosto 2015

Agosto 2015

Llegó el momento decisivo. Una de las decisiones más importante del año para cualquier bodega, y para cualquier vino, es decidir el momento idóneo de la vendimia. Y es que, tras muchos meses de evolución de nuestras viñas y de nuestras uvas, es en estos últimos días donde los cambios son más drásticos y donde 10 días más o menos de maduración, puede hacer que la añada pase de regular a excelente o viceversa.

Este año ha sido, en el aspecto meteorológico, un año cálido bastante típico en nuestra zona geográfica. Un invierno suave y muy seco, seguido de una primavera suave y poco lluviosa (en ella se concentran la mayoría de las lluvias del año), y un verano cálido y seco. Excesivamente cálido. Agosto ha sido más suave, y con tormentas veraniegas. Estas tormentas generan ligeras bajadas de temperatura, y pequeños aportes de agua al viñedo (muy estresado por un verano tan seco y cálido) que ayudan mucho a la maduración final de las uvas.

La vendimia será ligeramente inferior a la del año pasado y con uvas de muy buena calidad, especialmente en los viñedos más viejos. Esto ocurre porque esas plantas son capaces de autorregularse de una manera muy eficaz ante un verano tan cálido y seco.
Las semanas siguientes serán de tormentas ocasionales, por lo que es complicado fijar el día de comienzo de la vendimia, pero seguramente rondará la tercera semana de Septiembre para nuestras viñas más tempranas y la primera semana de octubre para nuestras garnachas más viejas y tardías.

BIENVENIDA VENDIMIA!!!!

Si os apetece saber como cuidamos nuestras uvas hasta conseguir Viñajesusa y Sedro, no dejéis de venir a descubrirlo.

 

Cuaderno de Campo - Agosto 2015 3Cuaderno de Campo - Agosto 2015 2Cuaderno de Campo - Agosto 2015 1